Vivimos en un mundo muy competitivo, muy acelerado, realmente hiperconectado… A través del teléfono, del WhatsApp, de las redes sociales, del correo electrónico… todos estamos más accesibles que nunca. Fácilmente contactan con nosotros para presentarnos una magnífica oferta de telefonía móvil y fibra óptica, una interesante propuesta de renovación de alguno de nuestros seguros, un nuevo proyecto profesional, nos invitan a dar una charla, nos hacen una oferta de trabajo, nos ofrecen un nuevo curso con el que mejorar nuestras habilidades…

Además, todo nuestro entorno solicita constantemente nuestra atención. Trabajadores, clientes, proveedores que quieren reunirse con nosotros, alumnos que quieren tu consejo, familiares que quieren charlar contigo, tus hijos que necesitan que les ayudes con los deberes… incluso nuestros animales de compañía reclaman constantemente nuestra atención.

Y en este entorno tan demandante de nuestra atención, o aprendes a “decir no”, o todas estas distracciones te van a devorar. Las personas más exitosas saben “decir no” … sin sentirse culpables.

Jim Collins, autor norteamericano, decía en su magnífico libro Good to Great, que las personas tenemos que empezar a hacer listas de “cosas que dejar de hacer”. Para la mayoría de las personas, es más fácil hacer listas de cosas que quieren hacer. Ahora bien, tu tiempo es limitado, así que, o empiezas a eliminar actividades de tu vida o no podrás hacerlo todo. En este sentido, el correo electrónico y tu teléfono móvil son dos grandes robadores de tu atención. Te sugiero repienses bien en qué correos quieres estar en copia y en cuáles no. Utiliza herramientas tecnológicas que te permitan automatizar tu gestión de correo electrónico. Filtra, delega algunos correos a personas de tu confianza. También piensa a quién das tu número de teléfono, si lo desconectas o desvías en algunos momentos. También repasa tus redes sociales, son un gran “robador de tiempo”. ¿Tiene sentido que estés en tantas redes? ¿Puedes automatizar algunos procesos? Revisa y replantéate tu actividad online.

En un momento como el actual, debes aprender a “decir no”. Los grandes triunfadores dicen no en muchísimas ocasiones. Entienden que “decir no” es igualmente aceptable a decir sí. En esta línea, Jack Canfieldcoach y escritor de muchísimo éxito – recomienda encarecidamente crear “políticas” o normas de obligado cumplimiento. Tanto a nivel personal como profesional. Es decir, afirmaciones y reglas de “yo nunca…”, “yo sólo hago… “. Dedica tiempo a pensar tus reglas… y luego aférrate a ellas. O tienes claras tus prioridades y las conviertes en normas que rigen claramente tu vida profesional y personal o te será difícil decir no y por tanto cumplir con tus propios objetivos.

Tony Blair, ex primer ministro británico lo tenía claro. Decía que “El arte del liderazgo es “decir no”, no decir sí, pues decir sí es muy fácil”.

Los grandes líderes saben “decir no”, resulta imprescindible para liderar a los demás… y también para liderar tu vida. Si no tienes claros tus objetivos, acabarás trabajando para los objetivos de los demás.

Al final, todos nosotros, como personas y como seres humanos queremos lo mismo. Queremos tener más tiempo, más libertad, más energía, ganar más dinero… y sólo será posible si empezamos a DECIR NO. Cuanto antes.

Porque como decía Steve Jobs, “sólo diciendo no, puedes concentrarte en las cosas realmente importantes.