El falso mito del talento

Con mucha frecuencia solemos oír  exclamaciones como “es de otro planeta, ha nacido para, tiene un don especial, está tocado por la mano de Dios” para referirnos a las extraordinarias cualidades que tienen personajes como Rafa Nadal, Steve Jobs, Luciano Pavarotti… Durante muchos años y hasta hace poco tiempo, existía un determinismo muy extendido que partía de la base que el talento es esencialmente una cualidad innata, es decir, que viene predeterminada genéticamente. Y de esta forma, es el “talento innato” el que determina nuestro futuro en un ámbito de actuación concreto.

Afortunadamente, los que hemos dudado de este determinismo genético, ahora estamos de enhorabuena. Recientemente han aparecido numerosos estudios científicos que cuestionan muy seriamente la influencia de la herencia genética y dan una clara preponderancia al desarrollo del talento mediante el esfuerzo, el sacrificio y los siempre importantes elementos del entorno (familia, escuela, compañeros…). Apuntan hacia un paradigma absolutamente diferente.

De esta forma, tengo muy claro que no podemos entender el talento como una cosa en concreto, sino como un proceso. El talento, como la inteligencia, no es algo que se recibe o se hereda, es una capacidad que se aprende. Así, podemos afirmar que el talento no está al principio, sino al final de la educación. Evidentemente, no significa que entre las personas no existan importantes diferencias genéticas que comportan ciertas ventajas y desventajas. La genética otorga diferencias, pero también es cierto que la mayoría de las personas desconocemos nuestros verdaderos límites, que estamos muy lejos de conseguir lo que los científicos llaman el “potencial no actualizado”, es decir, hasta donde podemos llegar en una determinada disciplina.

Uno de los muchos estudios que corroboran estas hipótesis, se trata de una investigación realizada en el Conservatorio de música de Viena. Se pidió a los profesores de primer curso que ordenasen a sus alumnos según lo que ellos intuían era su facilidad para la música, lo que se suele llamar “talento innato”. Unos años después, al terminar sus estudios en el Conservatorio, se comparaba el nivel musical logrado con el talento o “facilidad innata” que tenían en primer curso. Sorprendentemente, no había ninguna correlación estadística entre esta facilidad inicial y el nivel musical conseguido. Por el contrario, se pidió a los profesores que ordenasen a los alumnos de último curso según la dedicación que habían tenido durante su etapa en el Conservatorio. Los estudios demostraron una grandísima correlación entre el tiempo dedicado y el nivel musical logrado. De esta forma, los científicos concluyeron que el nivel conseguido dependía básicamente del tiempo invertido en la formación y nada tenía que ver con esta presunta facilidad innata.

Afortunadamente para los que creemos en valores como el trabajo, el esfuerzo, el sacrificio o el espíritu de superación, la ciencia ha demostrado que estos valores son mucho más importantes que nuestra herencia genética. Esto permite que todos podamos tener nuestros sueños. No estamos limitados por nuestra genética, lo estamos por nuestra determinación, por nuestro afán de superación, esfuerzo… Ya no tenemos excusas, depende de nosotros. ¡Vamos!

Join the discussion 6 Comments

  • Oscar Villaverde dice:

    Xavi, hàbil i entretingut com sempre, està bé com a discurs per a motivar als que sempre em estat dels anomenats “del montón”. Gràcies em serveix per mirar les coses d’una altra manera, a partir d’avui a esforçar-se més.
    Però no hi estic del tot d’acord, els que coneixem el que és practicar esport i amb una exigència alta, per molt que ens hi em esforçat, sempre ens hem vist superats per exemple per “Ramons Meles”, per anomenar a un cas que coneixes bé, no cal anar massa lluny per coneixer, aquests que per una cosa o altra, sembla que tot el que fan ho fan bé i amb molta diligencia. Serà innat, jo aposto que part de culpa en té.

    Et felicito pels teus escrits, lo teu també es innat. Cuida’t crack!!
    Oscar

  • xaviroca.com dice:

    Gracies Oscar

    Estic parcialment d’acord amb el que dius. Simplement volia reflexionar que si treballem a fons en una disciplina al final en sabrem (potser no serem el millors pero serem molt bons) i aixo crec que es necessari, que treballant s’arriba lluny

    Fins aviat. Una abraçada

    XR

  • frederik dice:

    La nota tendría mayor solidez si pusieras el nombre del científico que llegó a esa conclusión. Porque entonces debería explicar cómo es que un niño cuyos padres le ofrecen un entorno ideal y adecuado para desarrollar el arte y gastando cuantiosas sumas de dinero en profesores, academias, institutos e incluyendo a ello la predisposición y disciplina del niño éste no puede desarrollar el talento musical. Este sólo hecho convierte en una gelatina tu hipótesis o la supuesta conclusión del “científico”.

  • xaviroca.com dice:

    Hola

    Gracias por tu aportación. Ciertamente coincido contigo en que, añadiendo los estudios que refrendan estas hipótesis el artículo sería mucho más robusto. No pretendía ser ningún artículo científico ni nada por el estilo. Sino una reflexión abierta a todos los públicos en la que intentaba explicar lo importante que es el entorno y nuestra actitud en conseguir retos importantes y que todos podemos hacer grandes cosas si nos lo proponemos.

    Gracias de nuevo. Hasta pronto

    Xavi Roca

  • Fernando dice:

    Te hiciste la pregunta si a ese chico le gustaba la música realmente?
    Yo ahora que reflexiono sobre esto, creo que cada cual nace con atributos artisticos en algun campo, de ahi queda en cada uno si descubre su talento, le gusta y lo trabaja gustosamente. Un musico puede pasar su vida estudiando y practicando, pero al escucharlo sabes que algo le falta, por mas tecnica precision y velocidad que pueda tener, sabes que le falta creatividad, o tambien un sonido unico caracteristico que lo pone a la altura de las grandes leyendas con solo escucharlo 1 vez, Suponiendo que somos entendidos y seguidores de su genero musical preferido. No me atrevo a decir que le falta pasión, porque la pasión por gusto esta, sino por ese maldito don, esa suerte de un cerebro con mas capacidad de entendimiento de los sonidos. Lo que quiero decir básicamente es que cada persona es aleatoria, puede que te guste la música tengas un oido nato y mucha creatividad y gusto, como puede que no te guste y sin embargo tengas un oído absoluto en todos sus sentidos y así aleatoriamente en cualquier campo ya sea un arquitecto que ejerza con pasión, un cerebro mas perceptivo con la matematica y un don artistico especial creara una obra unica. Si reunen esos 3 factores y estan totalmente seguros que los tienen, lograran la diferencia del resto.

  • xaviroca.com dice:

    Gracias Fernando por tu comentario

    Muy de acuerdo contigo. Resulta fundamental que a alguien le guste alguna disciplina para destacar en ella. Podriamos entrar en el debate de si te gusta algo porque se de da bien, o se te empieza a dar bien porque te gusta y en consecuencia le dedicas mas tiempo y por lo tanto mejoras mucho.

    Seguramente las 2 versiones tienen parte de razon.

    Gracias de nuevo por enriquecerlo con tu comentario

    Saludos

Leave a Reply