Tal y como me comprometí hace un par de semanas, en mi post: Q12, Las 12 claves para una extraordinaria gestión (Parte 1), seguiré escribiendo sobre los 12 elementos esenciales para conseguir el compromiso de los profesionales. Como ya comenté, estos 12 puntos han sido descubiertos por la consultora norteamericana Gallup y presentados en el libro “12: The Elements of Great Managing”. En el post de hoy, te explico los puntos del número 7 al 12.

  •  Mi opinión es tenida en cuenta: este séptimo elemento es realmente imprescindibles para conseguir una extraordinaria gestión. Para contar con trabajadores motivados es muy importante que estos piensen que su opinión es tenida en cuenta. Tener en cuenta la opinión de los trabajadores suele doblemente interesante. En primer lugar, las ideas recibidas suelen ser buenas ideas en la mayoría de las ocasiones. En segundo lugar, la idea proviene de los propios empleados y este hecho aumenta notablemente las posibilidades de que estén muy comprometidos en su ejecución. Además, produce un gran sentimiento de inclusión por parte de los trabajadores. En definitiva, la mayoría de los trabajadores se comprometen mucho más con su empresa si se sienten importantes y observan que son tenidos en cuenta. 
  • La misión o el propósito de mi empresa me hace sentir que mi trabajo es importante: los grupos de trabajo que están conectados con la misión de la empresa sufren entre un 30 y un 50% menos accidentes y tienen una rotación de personal entre un 15 y un 30% menor. Este octavo elemento cubre una necesidad estrictamente emocional. Como si el trabajador no pudiera dar su máximo desempeño sino siente que su trabajo trasciende a si mismo y forma parte de un propósito superior. El poder motivador del salario se está reduciendo y aparecen con fuerza otros elementos motivacionales como el sentido que tiene para el trabajador el trabajo que está realizando. Sentir que alguien está haciendo un trabajo con sentido y conectado con una causa superior supone un importante aumento en el bienestar físico y psíquico de la persona. 
  • Mis compañeros de trabajo están comprometidos para realizar un trabajo de calidad: lamentablemente, sólo uno de cada tres empleados está totalmente de acuerdo con esta afirmación. La mayoría de los profesionales suelen responder con cooperación cuando reciben cooperación y con egoísmo cuando reciben egoísmo. Con lo que la empresa puede entrar en una espiral muy peligrosa. Los buenos equipos son aquellos en los que el desempeño del equipo es superior a la suma de desempeño de las partes. Aunque los malos equipos, esta suma de desempeños individuales es mayor que el desempeño en equipo. Lamentablemente, los malos equipos son un buen lugar donde esconderse y de esta forma perjudicar el rendimiento empresarial. Descubrir y corregir estos comportamientos poco éticos y premiar y ensalzar los comportamientos éticos resulta imprescindible para conseguir un mayor desempeño a nivel grupal. 
  • Un mejor amigo en el trabajo: sí, lo has leído bien. Tener un mejor amigo en el trabajo. Sin duda, este décimo elemento para una extraordinaria gestión es uno de los que más controversia generan. No obstante, es un elemento científicamente muy relacionado con el nivel de seguridad, con los resultados económicos, con la fidelidad de los clientes y la lealtad y conexión emocional de los trabajadores. Este décimo elemento no es de los más difíciles de mejorar; sólo un 30% de los trabajadores encuestados afirman tener un mejor amigo en el trabajo. Numerosos estudios demuestran que los clientes no solo notan el nivel de camaradería cuando van a comprar, sino que además les hace la experiencia de compra más agradable. Además, los trabajadores con mejores amigos en el trabajo son más felices y están más comprometidos por los objetivos del grupo de trabajo en el que se encuentran algunos de sus amigos.
  • Hablando del progreso: el undécimo elemento viene reflejado por la frase “en los últimos 6 meses, alguien me ha hablado sobre mi progreso”. Los trabajadores con grandes resultados tienden a tener un alto nivel de conocimiento de cómo es su progresión. Mentores, supervisores y otros compañeros de trabajo pueden y deben ayudar a los trabajadores a conocer su evolución y cómo tomar las mejores decisiones para que continúen progresando. Este elemente está muy directamente relacionado con aumentos de productividad y de seguridad. Los buenos gestores deben mantener un delicado balance entre ofrecer un feedback objetivo y no dañar la confianza ni los sentimientos de los profesionales. Acciones como la evaluación del desempeño, programas de coaching y mentoring son esenciales para aumentar los niveles en los que los trabajadores pueden ir conociendo su progreso. 
  • Oportunidades para aprender y crecer: este último elemento se resume en la siguiente frase, “en el último año he tenido en el trabajo oportunidades de aprender y crecer”. Los empleados que responden afirmativamente a esta frase tienen más del doble de posibilidades de decir que quieren desarrollar su carrera profesional en esta empresa. Numerosos estudios también apuntan que impulsar a los empleados a cumplir sus objetivos provoca aumentos de desempeño. Los empleados rinden más cuando trabajan para conseguir un reto difícil y ambicioso que cuando les dicen simplemente que hagan lo que puedan. Además, cuando los empleados sienten que están aprendiendo y creciendo trabajan de forma más intensa y más eficiente. Este elemento tiene una alta conexión con la rentabilidad de la empresa y la conexión con los clientes. El deseo de aprender y crecer es intrínseco a la especia humana. Desde bien pequeños damos muestras de ello. Aunque bien es cierto que ayudar a los adultos a aprender y crecer es mucho más difícil que cuando son niños.

En definitiva, son 12 elementos claves. Concentran todo el saber sobre cómo aumentar el compromiso de los trabajadores y por extensión sus resultados y los de la empresa. 12 aspectos sencillos, fáciles de medir y fáciles de corregir y mejorar. Ahora ya los conoces, depende de ti mejorarlos.  ¡Vamos!