Talento y fortalezas

Vivimos la era del talento. Afortunadamente cada vez más personas, más empresas y más instituciones se dan cuenta de que el talento juega un papel fundamental en el ámbito profesional. Hablar de talento está de moda. Ahora bien, ¿qué entendemos por talento?

Según la consultora norteamericana Gallup – que lleva más de 4 décadas estudiándolo – talento es un patrón recurrente de pensar, sentir y actuar que puede ser aplicado de forma productiva. Ahora bien, ¿es lo mismo talento que fortaleza? Según Gallup, por fortaleza se entiende la habilidad que tiene una persona para proporcionar de manera consistente un desempeño casi perfecto en un ámbito determinado. Por lo tanto, podemos entender el talento como potencial mientras que fortaleza significa haber desarrollado este potencial.

Para pasar de un talento a una fortaleza es necesario inversión. Es decir, el tiempo dedicado a potenciar un talento, practicándolo, desarrollando sus habilidades y construyendo su base de conocimiento. Aunque es cierto que todos podemos mejorar en cualquier actividad, Gallup ha demostrado científicamente que donde existe más espacio de mejora no es en nuestras debilidades sino en nuestros talentos. Invertir en nuestros talentos para convertirlos en fortalezas resulta imprescindible para tener éxito profesional y ser feliz.

Y para poder invertir en ellos, el punto de partida es el descubrimiento de nuestros talentos naturales. Y aquí es donde la mayoría de las personas y profesionales tienen auténticas dificultades. Peter Drucker, el conocido gurú del management, afirmaba:

“la mayoría de las personas piensan que saben en qué son buenos…

y habitualmente van equivocados”.

En mis más de 20 años de profesional he comprobado, como la mayoría de las personas con las que he trabajado como consultor o formador, no tienen ni absoluta idea de cuales son sus principales talentos. Gallup, encabezada por el Dr. Donald O. Clifton, desarrolló el método Clifton Strengths Finder a principios de siglo XXI. Durante estos años, esta herramienta online ha ayudado a casi 20 millones de personas en todo el mundo a conocer sus talentos. Gallup ha englobado todos los talentos en 34 temas diferentes. La herramienta ordena de mayor a menor nivel, los 34 talentos de una persona. A los talentos que ocupan las primeras posiciones se les conoce como talentos dominantes. Los de nivel intermedio se conocen como talentos de apoyo y los últimos talentos corresponden a talentos menores.

Este conocimiento del potencial de cada uno es el primer paso para convertir estos talentos en fortalezas. Convertir sus talentos en auténticas fortalezas requiere práctica y trabajo duro. Ya que nuestros recursos de inversión sean en tiempo o en dinero, son limitados, el mayor retorno a nuestra inversión lo encontraremos si lo invertimos en nuestros talentos dominantes. Gallup ha demostrado científicamente que la mejor oportunidad para el éxito está en reconocer y desarrollar nuestros talentos dominantes.

Y para terminar con este post, vuelvo a utilizar otra frase de Peter Drucker que resume perfectamente mi visión sobre el tema:

“Sólo puedes conseguir un rendimiento alto si te centras en tus fortalezas”.