The bucket list” es una película estadounidense escrita por Justin Zackham, dirigida por el director Rob Reiner y maravillosamente interpretada por 2 actores realmente extraordinarios: Morgan Freeman y Jack Nicholson. La película se estrenó a principios de 2008 en Estados Unidos y unos meses más tarde en España, donde se tituló “Ahora o nunca”. Aunque la traducción literal del título sería algo así como “la lista de deseos”.

En la obra, el profesor de filosofía de Carter Chamber (personaje interpretado por Morgan Freeman), en su primer año de carrera, aconsejaba a los estudiantes que escribieran una lista de deseos; una lista de cosas que querían hacer antes de morir. A Carter le influyó mucho aquel profesor y tuvo muy presente siempre aquellas sabias palabras. No obstante, a Carter le sucede lo que a la mayoría de las personas; mientras va haciendo planes, se casa, tiene hijos, trabaja 46 años como mecánico de automóviles … con lo que su “bucket list” continúa a lo largo de los años prácticamente intacta, con gran cantidad de retos por hacer. Mientras, el otro protagonista, el multimillonario Edward Cole (interpretado por Jack Nicholson) se ha pasado toda su vida trabajando duro para crear un auténtico imperio empresarial. Horas y horas de duro trabajo, mucho dinero ganado, aunque sin haber pensado profundamente en cuáles eran sus motivaciones más profundas.

Los 2 protagonistas se conocen en un hospital compartiendo habitación. Pese a ser 2 personas totalmente diferentes, tienen varias cosas en común. Ambos son diagnosticados con un cáncer terminal y, además, se dan cuenta que han gastado su vida sin prestar atención a aquellas cosas que realmente querían hacer. Desoyendo las indicaciones de los doctores, abandonan el hospital y el tratamiento y se dedican a vivir las aventuras que siempre habían deseado, pero nunca habían realizado. La película, que en una primera impresión parece ser una comedia es, en mi parecer, una reflexión muy profunda sobre la vida… y sobre la muerte. Una obra extraordinaria que, a parte de entretenerte y hacerte reír mucho, te hace pensar.

Porque estoy convencido que muchas personas tenemos nuestra “bucket list”, nuestra lista de deseos…, pero en la gran mayoría de los casos, sucede lo que refleja perfectamente la dicha de John Lennonla vida es aquello que te va sucediendo mientras estás ocupado haciendo otros planes”.

Y en muchos casos es así. Muchas personas tienen que esperar a que llegue el final de sus días para hacerse estas profundas reflexiones. Dicen los expertos que la mayoría de las personas, poco antes de fallecer, nos arrepentimos más de lo que no hemos hecho que de lo que realmente hemos hecho. ¿No sería más lógico empezar a realizar estas reflexiones mucho antes? ¿No sería adecuado ir comprobando cómo va nuestra vida, cómo evoluciona nuestra lista de deseos antes de que sea demasiado tarde?

Creo firmemente que debemos empezar cuanto antes. Sólo tenemos una vida así que debemos aprovecharla bien. Reflexionar bien a qué queremos dedicar nuestra vida, con quién la queremos compartir, con quién no, qué actividades queremos realizar, qué retos queremos cumplir y que deseos o sueños hacer realidad. Aunque por supuesto será imposible cumplirlo todo, nos dará la motivación para intentarlo y para ser más felices. En definitiva, para encontrar el sentido a nuestra vida. Debemos vivir nuestra vida con ilusión, intentando cumplir aquellos retos y realizar las actividades que pensamos le dan. Porque como decía Steve Jobs “vive cada día como si fuera tu último día, ya que algún día será así”.