El Legado

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
El liderazgo, un concepto difícil de definir, muy identificable a mi entender con el concepto de influencia, ¿sabes pues cómo influir en los demás?
El legado

El liderazgo es un concepto muy difícil de entender y de definir. Actualmente hay más de 10.000 definiciones de liderazgo identificadas y contrastadas. Cada una de ellas aporta un matiz, una connotación que la hace diferente del resto. No obstante, uno de los aspectos que está más presente y que, según mi forma de pensar es el que más se identifica con el liderazgo, es el concepto de influencia. Por influencia entendemos aquella forma que tiene el líder de alterar o modificar los sentimientos, pensamientos, actitudes, emociones y sobre todo las acciones de sus seguidores. Es esencial que un líder consiga esta capacidad de influencia ya que sin influencia no hay liderazgo.

Básicamente existen 3 vías para poder influir en los demás.

La primera vía se basa en lo que se conoce como mecanismos de presión. Es decir, la forma de influir en los demás que se basa en la utilización de castigos, recriminaciones, sanciones… en caso de incumplimiento de las normas establecidas por el líder. Por desgracia, durante mucho tiempo este camino ha sido el más utilizado por la mayoría de directivos y de líderes.

Hay una segunda vía para conseguir influencia que es la razón. Se trata de la capacidad que tiene el líder para influir en sus seguidores a través de la utilización de argumentos racionales. Durante la segunda parte del siglo XX se ha dado mucha importancia a esta forma de influenciar. En esta época los mecanismos de presión han ido perdiendo vigencia y ha ganado importancia el hecho de que el líder explique racionalmente y de forma lógica el porqué tiene que realizarse determinada acción.

Y la tercera vía de influencia es la que tiene el líder de influenciar a sus seguidores a través de la gestión de las emociones y los sentimientos. El líder que es capaz de impactar en el cerebro límbico de su gente – que es la parte de nuestro cerebro que gestiona las emociones – dispone de una capacidad de influencia mucho más efectiva que las otras vías antes mencionadas. En pleno siglo XXI, no hay bastante con los mecanismos de presión o los argumentos racionales, el líder efectivo ha de influir basándose sobre todo en la correcta gestión de las emociones y los sentimientos (tanto de él como de sus seguidores).

Y si realmente entendemos que la influencia es esencial e imprescindible en el desarrollo del liderazgo, el grado más grande de influencia es aquel que se realiza cuando el influenciador no está presente. Si influir ya es en sí mismo, difícil, imaginemos lo difícil que es influir sin estar presente. Es lo que el autor norte americano John C. Maxwell presenta en su libro “Las 21 leyes irrefutables del liderazgo” como la ley 21, la ley del Legado. Dice Maxwell que el verdadero valor del liderazgo se mide en la posteridad, o sea, cuando el líder ha dejado la empresa, organización o institución. Es lo que se conoce como legado, todo aquello que el líder deja una vez se va, toda la influencia que es capaz de transmitir sin continuar ejerciendo su cargo.

Hay muy buenos líderes que han ejercitado gran cantidad de influencia en las organizaciones o empresas que han liderado. Algunos de ellos han dejado un legado francamente respetable. Pero muy pocos han seguido teniendo una fuerte influencia pasado cierto tiempo.

Hace mucho tiempo que pienso en quién ha sido el líder más grande de la historia. ¿Existe alguien que haya sido capaz de influir en tantas personas durante más de 2.000 años como Jesucristo? Por tanto, ¿ha habido mayor influencia, o sea, liderazgo que este? Yo no he sido capaz de encontrar otro.

No hace falta que te compares con Jesucristo, simplemente hace falta que reflexiones dentro de tu ámbito y pienses cuál está siendo tu influencia. Y sobre todo, ¿cuál será tu influencia cuando ya no estés? ¿Cuál será tu legado?

Xavi Roca

Soy Talentista, ayudo a organizaciones, directivos y profesionales a conseguir un alto rendimiento a través de potenciar su liderazgo y marca personal. Me apasiona el liderazgo, la gestión de equipos de alto rendimiento y la Marca Personal, y he dedicado mi carrera profesional a ayudar a empresas y profesionales a desarrollar y potenciar su talento y fortalezas para conseguir su máximo desarrollo y rendimiento.

No te pierdas nada

Subscríbete

Sin spam, notificaciones solo sobre nuevos posts.

Te informamos que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados conforme a la normativa vigente de Protección de Datos (LOPD y RGPD) y gestionados por Xavi Roca Consulting SL como responsable de www.xaviroca.com. La finalidad de la recogida y tratamiento de estos datos es el envío de nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos para suscriptores. La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso. Te informamos que tus datos estarán ubicados en los servidores de MailerLite, proveedor de email marketing acogido al EU Privacy Shield. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o eliminación en info@xaviroca.com indicando en el asunto BAJA. Para más información, consulta ahora nuestra Política de Privacidad.

Buscar en este blog
Últimos Posts
¿Qué te interesa más?
On Key
Posts Relacionados
Gran directivo

Los directivos que me gustan

Las características que tenga o no tenga un manager son realmente decisivas en el funcionamiento de las empresas y de las organizaciones, pues está científicamente demostrado que el directivo puede ser responsable de hasta un 70% en la variación de resultados de un equipo de trabajo.

Los políticos que me gustan

Los políticos que me gustan

¿Es importante el liderazgo en política? Yo creo que mucho, y tiene que ver en mi opinión con la capacidad de gestionar y resolver problemas a la personas, sobre todo en momentos tan delicados e inciertos como los que vivimos.

Saber marcharse es una gran virtud

Saber marcharse es una gran virtud

Saber irse en el momento adecuado resulta fundamental pero es poco habitual, sin duda debería ser una de las características del buen líder y por ello en este post te dejo algunos consejos para conseguirlo.