El placer de trabajar

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Sería interesante que intentaras descubrir aquello que realmente te gusta hacer y buscar trabajos o responsabilidades en los ámbitos o actividades que realmente te encanta realizar. No es fácil pero vale la pena intentarlo.
El placer de trabajar

Muchas personas no conocen el placer de trabajar, y entienden que el trabajo es lo que ocupa el espacio entre nuestro tiempo de ocio y placer de los fines de semana. Para muchos profesionales el trabajo se convierte en una actividad tediosa para conseguir un único objetivo: unos ingresos a final de mes que te permitan pagar tus gastos. Muchos entienden que hay que hacer un sacrificio en el trabajo para conseguir un dinero. En definitiva, un intercambio de tedio por dinero.

La definición del trabajo tiene que ver con la realización de actividades, con estar ocupado, con tener obligaciones y responsabilidades. Por el otro lado, el ocio tiene que ver con realizar actividades que te gustan, que te divierten. Ocio y trabajo parecen como agua y aceite. Para muchas personas actividades totalmente opuestas y que no pueden mezclar entre sí.

Pero, ¿por qué tiene que ser así? ¿Por qué no se puede compaginar trabajo y diversión? ¿Por qué no podemos intentar encontrar un trabajo que nos divierte, que nos atrae y nos motiva? Resulta evidente que los niveles de felicidad de las personas subirían muchísimo si pudieran desarrollar una actividad profesional que les atrajera, que les motivase o que incluso les apasionara. Nuestra sociedad mejoraría en muchos aspectos, pues cuando una persona está bien a nivel profesional suele repercutir positivamente en sus otros ámbitos de vida como la pareja o la familia, la salud…

Además, que una persona pueda trabajar en algo que le guste, que no lo considere como un tedio o como un gran sacrificio, conlleva también grandes beneficios a nivel económico. En el libro “The Millionaire Mind, su autor Thomas J. Stanley – escritor estadounidense especializado en riqueza, comparte las conclusiones a las que llega después de haber estudiado y analizado qué tienen en común las personas más ricas del mundo. Tras su profunda y detallada investigación descubre que lo que tienen en común las personas con mayor riqueza no es su nivel de inteligencia, ni la educación que han recibido, ni el sector de actividad en el que trabajan… Según Stanley, ninguno de estos elementos permite predecir el éxito de una determinada persona. Afirma Stanley que la única característica que los millonarios tienen en común es que todos realizan una actividad profesional que les apasiona. Todos ellos están apasionados por su trabajo, les encanta invertir tiempo en su actividad profesional. No lo consideran una privación de su ocio o una actividad placentera. Al contrario, consideran su trabajo como un auténtico placer. Como el propio escritor Thomas Stanley dice “Si te encanta absolutamente tu trabajo tienes muchísimas más posibilidades de tener éxito en tu ámbito profesional”. Me recuerda mucho esta idea a Steve Jobs. En numerosas ocasiones, Jobs hablaba de que el trabajo ocupa buena parte de nuestras vidas. Aproximadamente una tercera parte (como mínimo) y para la mayoría de personas supone más tiempo del que van a dedicar a su familia, a actividades de ocio… o incluso a dormir.

Con estas premisas, ¿no sería interesante que intentaras descubrir el placer de trabajar y aquello que realmente te gusta hacer y que intentaras en la medida de lo posible buscar trabajos o responsabilidades en los ámbitos o actividades que realmente te encanta realizar? Sé que no es fácil, especialmente con la crisis que estamos viviendo. Pero ¿por qué no lo intentas? ¿Por qué no te atreves a pensar en qué actividades puedes disfrutar trabajando y intentas ir a por ellas? A veces requiere reinventarse profesionalmente (ver mi post de hace unos meses “Tendrás que reinventarte”, y también coraje y asumir algunos riesgos (que sean calculados). Otras supone sacrificios a corto plazo que posiblemente a medio y largo plazo te compensarán con creces. Atrévete a intentarlo. Porque como decía el propio Steve Jobs “la única forma de estar realmente satisfecho es hacer lo que te encanta y la única forma de hacer un trabajo excepcional es amar tu trabajo”.

Xavi Roca

Soy Talentista, ayudo a organizaciones, directivos y profesionales a conseguir un alto rendimiento a través de potenciar su liderazgo y marca personal. Me apasiona el liderazgo, la gestión de equipos de alto rendimiento y la Marca Personal, y he dedicado mi carrera profesional a ayudar a empresas y profesionales a desarrollar y potenciar su talento y fortalezas para conseguir su máximo desarrollo y rendimiento.

No te pierdas nada

Subscríbete

Sin spam, notificaciones solo sobre nuevos posts.

Te informamos que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados conforme a la normativa vigente de Protección de Datos (LOPD y RGPD) y gestionados por Xavi Roca Consulting SL como responsable de www.xaviroca.com. La finalidad de la recogida y tratamiento de estos datos es el envío de nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos para suscriptores. La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso. Te informamos que tus datos estarán ubicados en los servidores de MailerLite, proveedor de email marketing acogido al EU Privacy Shield. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o eliminación en info@xaviroca.com indicando en el asunto BAJA. Para más información, consulta ahora nuestra Política de Privacidad.

Buscar en este blog
Últimos Posts
¿Qué te interesa más?
On Key
Posts Relacionados
Libro "Si no aportas no importas"

Si no aportas no importas

Fantástico libro de Marca personal del especialista Guillem Recolons, en él, el autor explica de forma clara y sencilla las principales ideas para desarrollar tu marca personal aportando valor, ¡Te lo recomiendo!

90 minuti son molto longos

“90 minuti son molto longos”

La vida te dará casi siempre, en lo personal y en lo profesional, segundas oportunidades para remontar y seguirlo intentando, porque ni el éxito ni el fracaso son definitivos.