Los directivos que me gustan

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Las características que tenga o no tenga un manager son realmente decisivas en el funcionamiento de las empresas y de las organizaciones, pues está científicamente demostrado que el directivo puede ser responsable de hasta un 70% en la variación de resultados de un equipo de trabajo.
Gran directivo

Hace unos días escribía el post «Los políticos que me gustan«, en el que reflexionaba sobre el bajo nivel a mi entender de la mayoría de los políticos que nos gobiernan. El volver a leer el post, me ha hecho pensar en los directivos, en los gerentes y en las personas que tienen personal a su cargo.

La importancia de los gerentes o managers es realmente decisiva en el funcionamiento de las empresas y de las organizaciones. Según investigaciones científicas desarrolladas por Gallup, los directivos pueden ser responsables de hasta un 70% en la variación de resultados de un equipo de trabajo.

Además, en un momento como el actual, muchas empresas y organizaciones van a tener que enfrentarse a grandes retos a raíz de la crisis sanitaria y financiera provocada por la Covid19, y ante este entorno tan complicado con unos retos tan complejos, he reflexionado sobre cómo deberían ser los directivos según mi punto de vista. Te presento qué características tienen los directivos que me gustan.

  1. Piensan a largo plazo. Me gustan los directivos que piensan a largo plazo. Que son capaces de imaginar dónde quieren situar su empresa, su organización en el futuro. Personas que tienen una visión, que incluso hasta cierto punto pueda ser utópica, que son capaces de levantar la mirada e imaginar el medio y largo plazo y saben comunicarlo a sus colaboradores de forma efectiva y motivante.  
  2. Gestionan bien el corto plazo. También me parece realmente imprescindible que los directivos gestionen bien la organización en el corto plazo. De nada sirve tener una gran visión si no va acompañada de una buena gestión en el día a día. Como sucede con los entrenadores de fútbol, está muy bien tener proyectos a medio y largo plazo, pero si pierdes 3 partidos seguidos te vas a la calle.
  3. Escuchan y se dejan aconsejar. La capacidad de escucha es muy importante en un directivo. Los directivos que me gustan dedican tiempo a escuchar a sus clientes, a sus distribuidores y a sus proveedores. Pero sobre todo dedican tiempo a escuchar a sus trabajadores, a conocer cómo están, cómo son, qué retos tienen y cuáles son sus opiniones sobre los temas importantes que están gestionando. Además, los directivos que me gustan saben buscar buenos asesores y se dejan aconsejar especialmente en áreas en las que no tienen un elevado conocimiento.
  4. Toman decisiones. Los buenos managers saben tomar decisiones. No escurren el bulto ni procrastinan. Saben decidir. Resaltaba en el punto anterior la necesidad de escuchar y recibir consejos… pero cuando llega el momento el directivo debe tomar decisiones e implementarlas. Deben analizar bien pero luego ser valientes en la toma de decisiones.
  5. Entienden que cada trabajador es único. Los directivos que me gustan, conocen perfectamente que cada trabajador, cada persona es realmente única. Aprecian el hecho de que cada trabajador tiene sus propios talentos y sus fortalezas, sus propias motivaciones, inseguridades, debilidades… Los buenos directivos saben entender y gestionar esta diversidad y la aprecian más como una ventaja que como un inconveniente.
  6. Dan ejemplo. Decía Albert Einstein que “el ejemplo no es la mejor manera de enseñar, sino la única”. Quizás no diría tanto, pero sí tengo claro que los grandes directivos deben predicar con el ejemplo. De nada sirve que digan o pidan algo y luego ellos mismos hagan algo diferente o contradictorio. La coherencia en este sentido resulta fundamental.
  7. Son grandes motivadores: Los grandes directivos saben motivar a sus trabajadores. Para ello deben entender cómo son, qué les motiva, qué les gusta… pues todos tenemos motivaciones diferentes. Y el rendimiento y la felicidad de los trabajadores cambia mucho cuando éstos están realmente motivados. Como decía Zig Ziglar, “La gente suele decir que la motivación no dura. Bueno, tampoco lo hace el baño,  es por este motivo que lo recomiendo a diario”.
  8. Consiguen que su equipo tenga un alto rendimiento. Para ello, no solo saben motivar como decía en el punto anterior. También saben entender cómo organizar el equipo, descubren en qué lugar cada trabajador puede ofrecer un mejor rendimiento, buscan sinergias entre ellos e incrementan el sentimiento de equipo.
  9. Hacen “crecer” a sus trabajadores. Me refiero a que la mayoría de las personas a su cargo son capaces de mejorar significativamente sus competencias. No sólo están más motivadas, sino que aprenden nuevas habilidades, tienen feedback frecuente y positivo que les ayuda a mejorar. Los grandes directivos dejan un gran legado a nivel de equipo humano cuando dejan la organización.

Estas son 9 características tienen los directivos que me gustan. Seguro que podría haber incluido alguna más, pero me parecen 9 características muy importantes en un directivo. Termino con una frase que me encanta y resume la esencia de este post. “Lograr el mayor rendimiento posible del capital humano debe ser el objetivo de cualquier directivo”. Brian Tracy

Xavi Roca

Soy Talentista, ayudo a organizaciones, directivos y profesionales a conseguir un alto rendimiento a través de potenciar su liderazgo y marca personal. Me apasiona el liderazgo, la gestión de equipos de alto rendimiento y la Marca Personal, y he dedicado mi carrera profesional a ayudar a empresas y profesionales a desarrollar y potenciar su talento y fortalezas para conseguir su máximo desarrollo y rendimiento.

No te pierdas nada

Subscríbete

Sin spam, notificaciones solo sobre nuevos posts.

Te informamos que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados conforme a la normativa vigente de Protección de Datos (LOPD y RGPD) y gestionados por Xavi Roca Consulting SL como responsable de www.xaviroca.com. La finalidad de la recogida y tratamiento de estos datos es el envío de nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos para suscriptores. La legitimación se realiza a través de tu consentimiento expreso. Te informamos que tus datos estarán ubicados en los servidores de MailerLite, proveedor de email marketing acogido al EU Privacy Shield. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o eliminación en info@xaviroca.com indicando en el asunto BAJA. Para más información, consulta ahora nuestra Política de Privacidad.

Buscar en este blog
Últimos Posts
¿Qué te interesa más?
On Key
Posts Relacionados
El Efecto Hawthorne

El Efecto Hawthorne

Hacer que nuestra gente se sienta observada, provocará aumentos en su productividad siempre y cuando sean desarrollados de forma cordial, haciéndoles partícipes de lo que se ha de medir, de cómo se va a hacer y los resultados que se sacarán. Porque dedicar tiempo de calidad a nuestra gente, es el mejor camino para liderar de forma efectiva, ya sea en el ámbito personal o profesional.

La importancia del contexto

El contexto es clave

Piensa bien en cómo es tu puesta en escena, dónde “actúas”, cuál es tu imagen personal, qué dice de ti tu web, tu perfil en las redes sociales, o tus tarjetas de visita. El contexto es importante porque el que elijas puede potenciar (o arruinar) tu marca personal.

Repetir hasta la saciedad

Repetir, repetir y repetir

Es imposible conseguir una buena marca personal si no eres capaz de repetir de forma reiterada tus mensajes. Y los mensajes y las acciones deben seguir una misma línea estratégica, deben ser coherentes y consistentes en su repetición.

Cómo encontrar trabajo

Cómo encontrar trabajo

Es muy posible que cuando leas este post, estés buscando trabajo, ya sea porque te han despedido, porque pienses que van a hacerlo en breve o simplemente porque desees un cambio profesional. En cualquier caso, encontrar trabajo en un entorno tan complejo no es un reto nada fácil.