A finales de junio de este año asistí a la celebración del X Aniversario de Libros de Cabecera, la editorial con la que publiqué mi libro “Desmárcate – desarrolla con éxito tu marca personal”. Nos juntamos los editores y los autores, todos especializados en el ámbito de la empresa y la economía venidos de diferentes rincones de España. Pasé un rato muy agradable conociendo a autores que no conocía o reencontrándome con compañeros a los que había conocido en actos anteriores.

Y de las varias conversaciones que tuve con los presentes, hubo una que me marcó. Es una de aquellas conversaciones que vas recordando con frecuencia, aunque vaya pasando el tiempo. La conversación a la que me refiero la tuve con Joan Mir, director general d’AC Marca (empresa de productos de gran consumo) y autor del libro “Foco: enfocar para ganar” (entre otros libros publicados). Me explicó brevemente el que había plasmado en el libro: cómo el hecho de enfocar permite obtener grandes ventajas tanto a las empresas como a las personas. En seguida centramos la conversación en la parte del foco centrado en las personas. Me estuvo explicando lo importante de esta teoría y me recomendó poner mucho más foco a nivel individual. Encontré la conversación tan interesante que le pedí que viniera un día a Lleida a explicarla a mis compañeros de ESADE Alumni.

Y así sucedió. Hace unos días, Joan Mir ofreció una magnífica conferencia presentando su cuarto libro y las teorías en las que se ha basado para escribirlo. Fue una conferencia muy interesante. Sobretodo, desde mi punto de vista, en referencia a la parte del foco centrado en las personas.

Empezó el acto diciendo que enfocarse siempre ha sido muy importante a lo largo de la historia de la humanidad. Citó a Confucio – el conocido pensador chino – diciendo que “el hombre que persigue dos conejos no coge ninguno”. En un mundo como el actual, con cada vez más distracciones, cada vez queremos hacer más cosas y de forma más urgente y rápida. Y esta terrible dispersión suele provocar ineficiencia, ineficacia y estrés. Joan Mir aconsejaba a los asistentes centrarse en lo que consideran realmente importante. A analizar bien y decidir qué queremos atender y qué no. A afirmar también que las personas debemos de aprender a decir no y sobretodo a tener claro que, para avanzar debemos descartar opciones.

Afirmaba también el escritor barcelonés que, desde su punto de vista, la clave del éxito no está en hacer muchas cosas medianamente bien sino en hacer muy bien muy pocas cosas. Y para conseguirlo, explicaba, debemos tener la capacidad de concentrar nuestro pensamiento. Cuanto más concentremos nuestro pensamiento, más facilitaremos nuestro proceso de aprendizaje. Además, Mir citó numerosos ejemplos de como las personas, cuando realmente tenemos problema ya sea a nivel de salud, a nivel legal… tanto a nivel personal como profesional, solemos acudir a los profesionales especialistas. Son los profesionales más reconocidos y suelen ganar mucho más dinero que los profesionales no especializados. Además, en la mayoría de los casos, esta especialización del profesional también suele comportar niveles mucho más altos de eficiencia, de éxito y de felicidad.

Y termino con otra frase que aparece en el libro y que me encanta. Y además resume perfectamente el sentido de este post. Decía William James – brillante filósofo norteamericano y profesor de psicología en Harvard –  que “el arte de ser sabio es el arte de saber qué debes pasar por alto”.