Liderazgo femenino

Share:
A VPN is an essential component of IT security, whether you’re just starting a business or are already up and running. Most business interactions and transactions happen online and VPN

LIDERAZGO FEMENINO

 

Sí, han leído bien el título del artículo: un hombre escribiendo sobre liderazgo femenino. Pese a mi condición sexual, siempre me ha interesado mucho el estudio del liderazgo desde un punto de vista de género. De hecho, hombres y mujeres somos bastante diferentes, tanto en aspectos físicos que todos conocemos, como en otros aspectos más desconocidos. Por ejemplo, el cerebro masculino es diferente del femenino. Y una de las diferencias más importantes está en las fibras que unen los hemisferios cerebrales (cuerpo calloso), ya que existen muchas más en el cerebro femenino en las zonas que controlan las emociones y la afectividad. Por lo tanto, podemos decir que existen factores genéticos, hormonales y del entorno que de partida nos otorgan, a hombres y mujeres, diferentes aptitudes.

Diferentes científicos han podido demostrar que el cerebro del hombre destaca más en memorización, resolución de problemas matemáticos, geometría, agresividad… mientras que el cerebro de la mujer destaca la fluidez verbal, en sensibilidad y sobretodo en la capacidad de entender las emociones ajenas, es decir, en su capacidad para empatizar. De esta forma, el cerebro femenino es mejor para empatizar mientras que el masculino lo es para analizar, explorar y sistematizar.

Históricamente se ha asociado el liderazgo con características más asociadas al hombre: logro de objetivos, jerarquía, organizaciones piramidales, capacidad de influencia… Cuando alguien pensaba en liderazgo solía pensar más en grandes líderes hombres que mujeres. Pero esta visión está cambiando radicalmente los últimos años. A medida en que la mujer se ha ido incorporando progresivamente al mundo laboral en general y a los cargos directivos en particular (donde todavía queda mucho camino por recorrer), el entorno directivo y de liderazgo ha ido cambiando. Inicialmente, la mayoría de mujeres que ostentaban cargos de alta responsabilidad, intentaban cambiar, comportarse de una forma más masculina (jerárquica, autoritaria…) para ser admitidas y reconocidas dentro de su entorno. La ex-premier británica Margaret Thatcher podría ser un buen ejemplo.

No obstante, la situación ha cambiado bastante. Los seguidores, las empresas y la sociedad de hoy en día, cada vez necesitan valores más soft como la empatía, las relaciones, la estima y rehúyen de valores más  hard  como la jerarquía, la imposición, el control… En este contexto, el liderazgo femenino es realmente esencial. De hecho, diferentes estudios (entre los que destacan los de Sally Helgsen y los de Alicia E. Kaufman) constatan que las mujeres tienen una forma diferente de ejercer el liderazgo. La  mujer suele ser más dialogante, se apoya más en el consenso, está más centrada en los vínculos afectivos, es mucho menos jerárquica, más abierta y sobretodo, mucho más centrada en la persona. Además, las mujeres suelen ser más flexibles, comunicativas y persuasivas. En definitiva, las mujeres suelen utilizar un estilo de liderazgo mucho más democrático, participativo, personal y empático.

Y creo precisamente, que en un entorno como el actual, estas características que podemos considerar como “femeninas” son más necesarias que nunca. De hecho, nunca he sido partidario de seleccionar directivos por su sexo, edad o raza y tampoco me ha gustado nunca establecer cuotas que garanticen el equilibrio entre hombres y mujeres. Debemos apostar por el talante y por el talento y estos 2 conceptos no entienden de sexo. Lo que sí tengo claro, no obstante, es que debemos apostar clara y decididamente por lo que podemos llamar como liderazgo femenino, y cuando digo liderazgo femenino no me refiero únicamente al liderazgo desarrollado por mujeres; me refiero al liderazgo realizado por personas (hombres y mujeres) con valores y estilos más asociados al sexo femenino como el trato humano, las emociones, la empatía y la sensibilidad.

 

Xavier Roca Torruella

Xavi Roca

I am Talentist, I help organizations, managers and professionals to achieve high performance through enhancing their leadership and personal brand. I am passionate about leadership, high performance team management and Personal Branding, and I have dedicated my professional career to helping companies and professionals develop and enhance their talents and strengths to achieve their maximum development and performance.

Don't miss anything

Subscribe

No spam, only notifications about new posts.

We inform you that the personal data you provide by filling out this form will be treated in accordance with the current Data Protection Regulations (LOPD and RGPD) and managed by Xavi Roca Consulting SL as responsible for www.xaviroca.com. The purpose of collecting and processing this data is to send our publications, product and / or service promotions and exclusive resources for subscribers. The legitimation is done through your express consent. We inform you that your data will be located on the servers of (MAILERLITE), email marketing provider located in the US and hosted by the EU Privacy Shield. You can exercise your rights of access, rectification, limitation, portability or deletion at mail@xaviroca.com indicating in the subject UNSUBSCRIBE. For more information, see now Privacy Statement.

Buscar en este blog
Últimos Posts
¿Qué te interesa más?
On Key
Posts Relacionados
Servant Leadership

Servant Leadership

In today’s post I want to talk to you about a leadership style that I really like, focused on principles such as empathy, altruism or team welfare, and with a more effective and lasting result.

Por qué necesitas un coach 090724

Why you need a coach

Do you want to clarify the idea you have about the value of coaching, what a coach is and how he can help you? Don’t miss this post.

Learn to disconnect: from FOMO to JOMO

Learn to disconnect: from FOMO to JOMO

In this post, we will try to explain what is the fear of missing something and being absent, and in contrast, the need and how beneficial it is to disconnect and be selective in order to be happy.